Notinet - Información Jurídica y Jurisprudencial en Colombia
New WebSite


De acuerdo con el artículo 16 de la Ley 1943 de 2018 que adiciona el parágrafo 4 al artículo 616-1, que a su tenor reza: Los documentos equivalentes generados por máquinas registradoras con sistema POS no otorgan derecho a impuestos descontables en el impuesto sobre las ventas, ni a costos y deducciones en el impuesto sobre la renta y complementarios para el adquiriente. No obstante, los adquirientes podrán solicitar al obligado a facturar, factura de venta, cuando en virtud de su actividad económica tengan derecho a solicitar impuestos descontables, costos y deducciones. Recordemos que POS significa Point of Sale o punto de venta en español; es decir, los tiquetes generados por máquinas electrónicas en supermercados, cines, terminales de pago entre otros.

 

Como se pudo leer el mencionado artículo aduce que esta clase de tiquetes ya no generan impuestos descontables sobre el impuesto sobre las ventas ni a costos ni deducciones en el impuesto sobre la renta. Pero afirma que los adquirientes pueden solicitar al obligado a facturar, una factura de venta si tienen derechos a impuestos descontables en virtud de su actividad económica. Es decir que si el contribuyente adquiere un bien o un producto para la ejecución de su actividad social, pero el almacén o el sitio donde lo compra le emite una tirilla impresa por una caja registradora, con este solo documento, no podrá tratar este impuesto como descontable.

 

Si quiere tomarse este impuesto descontable, tendrá que adicionalmente solicitarle al almacén que le emita una factura de venta que esté acorde con los requisitos establecidos en el artículo 617 del Estatuto Tributario; con la tirilla incluida. No se describe si esta factura tiene que ser electrónica o en papel o por computador. (O documento equivalente si aplica).

 

El gobierno no ha reglamentado esta situación, lo cual deberá hacer de manera pronta. Por ahora y de acuerdo con el parágrafo transitorio del artículo 16 de la Ley 1943 de 2018, mantienen su condición de documentos equivalentes. A partir de 2020, el primero de enero precisamente, el documento equivalente desaparecerá para que entre en operación la factura electrónica. Y desde 2010, hasta el 2022, los porcentajes que se aceptarán como deducibles que sean soportados sin factura electrónica, bajará hasta 30%, 20% y 10% respectivamente.

 

Lo que pretende el ejecutivo es que se elimine todo lo que tenga que ver con papel y que a partir de 2019, que muy seguramente habrá otra reforma o aclaración a esta situación, solamente exista factura electrónica únicamente. Esa es la proyección que se tiene. Pero habrá qué ver cómo se van comportando las autoridades en este aspecto a través del tiempo.

 

 

Juan Pablo Merchán Díaz

Contador Público.

Especialista en gerencia del talento humano.

Editor especialista contable y tributario.

Correo: juan.merchan@notinet.com.co.