Notinet - Información Jurídica y Jurisprudencial en Colombia
New WebSite


En el transcurso del periodo 2018, durante varias ocasiones se hizo alusión a las perspectivas que se esperaban del nuevo gobierno presidido por el señor Iván Duque, en varios asuntos que son de vital importancia para el país como lo son la economía y el sistema tributario, tanto del orden nacional como departamental y municipal, ya que son varias las expectativas que siempre originan los nuevos gobernantes, en los grupos económicos y potenciales inversores foráneos y extranjeros.

 

Otro de los temas que se trataron fue el de la continua presentación de reformas tributarias que se han presentado por los gobiernos de turno, que muchas veces buscan obtener fuentes de recursos con las cuales poder ejecutar sus programas políticos o en el peor de los escenarios, inflar la burocracia para poder compensar los favores políticos de aquellos que les ayudaron a llegar a la cúspide del sistema estatal como lo es la presidencia.

 

Teniendo en cuenta lo anterior, se ha observado que se presentaron diversas reformas tributarias que de manera lamentable reflejan la falta de perspectiva de cada gobierno, el pensamiento a corto plazo y la ausencia de iniciativas reales que permitan pensar en un efectivo recaudo y re inversión de los dineros en el largo plazo para el beneficio de la sociedad, que permita a los mercados internacionales mostrar al país como un mercado de confianza y seguridad jurídica en el cual vale la pena invertir.

 

Desde la expedición de la Constitución de 1991, Colombia ha tenido aproximadamente 14 reformas del sistema tributario que implican la presentación y aprobación por parte del Congreso de cada una de ellas, durante un promedio de 22 meses1, lo cual refleja la constante preocupación de los diversos presidentes por obtener los recursos que les permita adelantar sus planes durante los cuatro años que duran sus periodos, ello aunado al hecho de que la Carta permite que los gobiernos presenten presupuestos generales nacionales desfinanciados, es decir, sin el total de los dineros con los cuales deberían funcionar.

 

Sin pretender hacer un análisis exhaustivo de las principales reformas que se han presentado a lo largo de los años, vale la pena reseñar las siguientes2:

 

  1. Ley 49 de 1990: aumento del IVA al 12% y reducciones arancelarias.

  2. Ley 6 de 1992: las empresas industriales y comerciales del Estado - EICE, entre los declarantes de renta, exclusión del IVA a varios bienes que componen la canasta familiar.

  3. Ley 223 de 1995: establecimiento de tarifas marginales para personas naturales y jurídicas en el impuesto sobre la renta, del 20 y 35% respectivamente, y se crean gravámenes sobre la gasolina.

  4. Ley 488 de 1998: exoneración del impuesto de renta a los ingresos de las IECE, cajas de compensación y fondos gremiales, se impone el IVA al transporte aéreo nacional.

  5. Ley 788 de 2002: se fija a sobretasa del impuesto de renta del 10% en 2003 y del 5% en 2004, ampliación de la base gravable del IVA a varios productos.

  6. Ley 863 de 2003: aumento del gravamen a los movimientos financiaros a la tarifa del cuatro por mil (4x1000), y creación del impuesto al patrimonio.

  7. Ley 1111 de 2006: se eliminan impuestos a las remesas y se dispone reducción de la tarifa de renta a personas jurídicas, para que en 2008 sea del 33%.

  8. Ley 1430 de 2010: eliminación de la deducción por activos fijos en el impuesto de renta, se dispone la desaparición progresiva del gravamen a los movimientos financieros para que a partir de 2014 ya no exista tal tributo.

  9. Ley 1607 de 2012: se crea el impuesto sobre la renta para la equidad - CREE, creación del impuesto al consumo y ampliación de bienes y servicios gravados con IVA

  10. Ley 1607 de 2014: aplaza la eliminación del gravamen a los movimientos financieros, para que desaparezca a partir de 2019, creación del impuesto a la riqueza y la sobretasa del CREE, y el sistema de renta IMAN e IMAS para personas naturales.

  11. Ley 1819 de 2016: desaparición de la sobretasa del CREE, se deroga definitivamente la posibilidad de eliminar el gravamen a los movimientos financieros, creación de la sobretasa al impuesto sobre la renta, reducción de deducciones (las cuales ahora se llaman descuentos), determinación del sistema de rentas cedulares para personas naturales, entre otros.

 

Como se puede observar, no son pocas las reformas que se hacen del sistema tributario colombiano, y además hay poca o nula voluntad política para poder elaborar un modelo que sea justo y equitativo, que le garantice al Estado la obtención de recursos a largo plazo de manera efectiva y como ha estado el panorama político de los últimos meses, es probable que se presente una nueva reforma tributaria para que entre a regir a partir de 2019, la cual contiene puntos que han generado fuerte polémica como la imposición del IVA a productos de la canasta familiar, eliminación del sistema de rentas cedulares, beneficios tributarios para las empresas del sector de la “economía naranja” y otros aspectos que han generado rechazo en varios grupos de la sociedad.

 

Por último, es importante señalar que en cuanto al sistema tributario territorial, no se han adelantado estudios ni reformas serias que permitan subsanar los constantes errores que existen, que son demasiado gravosos para empresas y personas naturales y tampoco aseguran un recaudo efectivo para departamentos y municipios, ya que frente a ello la OCDE ha señalado que Colombia aún se encuentra rezagada frente a los estándares internacionales, en cuanto a fortaleza tributaria del nivel territorial se refiere.

 

Manuel Andrés León Rojas

Abogado especialista en derecho tributario

Universidad Externado de Colombia.