Notinet - Información Jurídica y Jurisprudencial en Colombia


URGENCIA DE UNA REFORMA PENSIONAL PARA EVITAR UNA BOMBA SOCIAL.

 

 

Hace un tiempo se ha estado hablando de la necesidad de realizar una reforma pensional en Colombia. Lo anterior, por muchas razones, pero en particular, debido a que es evidente que los recursos con los cuales se cuenta actualmente para sufragar las pensiones de los afiliados al Régimen de Prima Media (Colpensiones) no son suficientes. En otras palabras, las personas que realizan las cotizaciones actualmente al Sistema General de Pensiones, no son suficientes para garantizarle la pensión a los que ya gozan de este derecho. Igualmente sucede con el Régimen de Ahorro Individual (Fondos Privados), pues desde que este régimen fue creado en 1993, es claro que los beneficios sobre los cuales se creó no son ciertos, pues hoy en día muchas personas están tratando de volver al régimen público, pues bajo su criterio, es más beneficioso.

 

 

Desde el punto de vista del Régimen de Prima Media, es evidente que las personas que se encuentran activamente laborando, no son suficientes para garantizarle a los mayores su pensión de vejez, por lo cual la pirámide se empieza a deformar, y en cuanto al Régimen de Ahorro Individual la probabilidad de que una persona logre acumular el capital exigido para lograr pensionarse, es muy bajo. De lo anterior se logra evidenciar que existe una necesidad urgente de reformar el sistema actual, pues es claro que ni el régimen público ni el régimen privado están dando la cobertura y la seguridad que requieren las personas al momento de pensionarse.

 

 

En este sentido, han surgido varias discusiones al respecto sobre cuál es el eje fundamental y central en el cual se debería basar una reforma pensional. Muchos discuten que más allá de un tema de edad o semanas cotizadas se deberá enfocar en temas de fondo como la real financiación de las pensiones, mientras que otros hacen referencia a que la inteligencia artificial y otras herramientas tecnológicas están desplazando a los trabajadores formales, por lo tanto esto afecta las cotizaciones al Sistema General de Seguridad Social. La realidad del país es que se debe implementar un sistema con el cual se pretenda eliminar la inequidad existente en el sistema pensional colombiano y eliminar la competencia desleal que existe hoy en día entre el Régimen de Prima Media y el Régimen de Ahorro Individual.

 

 

Ahora bien, lo que si es cierto es que de la mano de la reforma pensional se debe disminuir la informalidad laboral, se deberá garantizar un mayor acceso a la educación superior garantizando la calidad de la misma, así como mejorar el clima empresarial, lo anterior con el fin de garantizar una estabilidad laboral a los colombianos junto con las cotizaciones correspondientes al Sistema General de Seguridad Social y así tener cada vez más personas cotizando al Sistema General de Pensiones en donde se les garantice una pensión para su vejez.

 

 

Hace un par de años el argumento frente a los fondos de pensiones era que el que estaba afiliado a un fondo de pensiones privado (Régimen de Ahorro Individual), no estaba asegurando su futuro, pues realmente lo que estaba haciendo era un ahorro el cual el día de mañana se lo iban a “devolver” o a duras penas le iba a alcanzar para pensionarse con un salario mínimo legal mensual vigente. Ahora bien, cuando se hace el análisis con números, esto es real, pues el capital que logra ahorrar una persona que está afiliada al Régimen de Ahorro Individual, haciendo las cotizaciones a pensiones obligatorias, no es suficiente para garantizarle una pensión para vivir dignamente.

 

 

Hoy en día el argumento mencionado anteriormente es el que muchas personas usan para criticar el Sistema de Pensiones y recomendar a su núcleo social que la única forma para pensionarse en este país, es estar afiliado a Colpensiones, sin embargo, vemos que el régimen público está colapsado y tampoco da seguridad a los afiliados, pues los jóvenes que cotizan hoy en día para pagar las pensiones de los viejos no son suficientes por lo que este sistema ya no es sostenible en el tiempo. Sobre el particular es claro que uno de los problemas que enfrenta el sistema es la informalidad laboral, pues el pensamiento de muchos es que no van a pensionarse nunca, razón por la cual no realizan las cotizaciones al Sistema General de Seguridad Social, por lo tanto la reforma pensional también debe tocar un tema muy importante y es el de concientizar a las personas que es necesario asegurar su futuro y su vejez.

 

 

Por otro lado, es claro que el debate se centra en cuál de los dos regímenes de pensiones es más conveniente para cada persona, sin embargo, no se debe basar en que si el fondo privado es mejor que el fondo público o viceversa sino en desarrollar un régimen viable que le garantice a los colombianos una estabilidad para su futuro, para su vejez. La premisa a la cual se debe llegar es que no importa si los administradores del Régimen de Pensiones son públicos o privados, lo central debe ser que el régimen de pensiones sea un régimen viable. Igualmente resulta absurdo pensar que ambos regímenes “compitan”, pues es evidente que ambos regímenes deben dar los mismos beneficios a las personas y uno no debe ser mejor que otro.

 

 

Se debe igualmente partir de la base que el gobierno nacional deberá jugársela con una reforma pensional que recomponga el rumbo actual que están teniendo las pensiones, y que les de la credibilidad y la confianza a los colombianos nuevamente en el Régimen de Pensiones, con el fin de que se sientan seguros de que las cotizaciones que están haciendo hoy en día les va a garantizar una pensión digna el día de mañana.

 

 

En el Régimen de Prima Media es claro que en un periodo no muy lejano, el dinero no alcanzará para pagar la pensión de vejez a los futuros pensionados, pues es evidente que el pasivo pensional es grande y las posibilidades que esto disminuya sin una reforma pensional son mínimas, o simplemente no existen. Algo similar ocurre en el Régimen de Ahorro Individual, pues realmente son pocas las personas que logran pensionarse con una pensión “digna” de acuerdo con su calidad de vida y con su historia laboral, pues lo que realmente ocurre es que se solicita la devolución de saldos, pues así continúen cotizando unos años más, no van a tener la posibilidad de recibir si quiera una pensión mínima, por lo cual las personas prefieren solicitar la devolución de su dinero ahorrado para su pensión e invertirlo en otro sistema. Con lo anterior es evidente que se está desnaturalizando el sistema de pensiones y se está desviando el propósito del mismo, pues cada vez son menos las personas que logran acceder a una pensión de vejez.

 

 

Finalmente, es evidente que hay amplias y diferentes posiciones al respecto, sin embargo, lo que sí es cierto, es que sí debe existir una reforma pensional la cual esté en pro de los actuales cotizantes y de los pensionados y que busque la eficiencia del sistema, ya sea público o privado, y que no busque únicamente beneficios para el gobierno en sus políticas públicas y en temas fiscales, en otras palabras, lo que no queremos es que este nuevo gobierno haga una reforma pensional que en realidad sea una reforma tributaria disfrazada.

 

 

Catalina Maz Mutis

 

Abogada de la Unidad de Derecho Laboral, Seguridad Social, y Migratorio de la firma VS+M Abogados. Abogada bilingüe egresada de la Pontificia Universidad Javeriana con especialización en Seguros y Seguridad Social de la Universidad de la Sabana, con experiencia en las áreas de Derecho Laboral, Derecho de la Seguridad Social, Derecho de Seguros y Responsabilidad Civil.