Notinet - Información Jurídica y Jurisprudencial en Colombia
New WebSite


Las entidades reguladoras, el bitcoin y la contabilidad.

 

La tecnología es una de las herramientas que ha permitido acercarnos a los hechos diarios al rededor del mundo, situación que hace 10 años no se consideraba si quiera posible, pero hoy es una realidad. Actualmente la economía se encuentra en un proceso de globalización de gran importancia y a partir de esto, la criptomoneda conocida como bitcoin juega un papel que puede llegar a ser vital en las empresas ya sean grandes o pequeñas, lo que produce un impacto directo en la economía de un país.

 

El bitcoin nace como herramienta tecnológica que permite facilitar las transacciones entre personas sin tener un intermediario, esto es una entidad financiera regulada, en el caso colombiano por las Superintendencias, las Administraciones de Tributo (DIAN o Secretarias de Hacienda) o el Banco de la República. Estas entidades que al respecto se han pronunciado, mencionan que el bitcoin no es una moneda de Colombia, por lo cual no es un medio de pago de curso legal, lo que implica que no hay un emisor que redima este tipo de moneda y tampoco se puede considerar como un activo o cualquier divisa, por lo cual, no cuenta con respaldo de un Banco Central en el mundo.

 

Las criptomonedas impactan en el ámbito regulatorio colombiano en diferentes aspectos, partiendo del más importante, el cual es la falta de respaldo de cualquier banca central en el mundo, adicional a ello al ser un medio de pago, incluso internacional entre personas, esta criptomoneda no especifica algún tipo de tributo que deba ser aplicado a las operaciones realizadas de compra y venta, además puede llevar a acciones difíciles de controlar en aspectos como lavado de activos y financiación del terrorismo. El manejo tecnológico aún no cuenta con la confianza y aceptación suficiente, todo esto debido al escepticismo de que las tecnologías en algún momento puedan verse afectadas por ciberataques, siendo este último un tema que ha impactado a diferentes entidades en Europa durante el último año.

 

Ahora bien, ¿qué papel puede llegar a jugar la contabilidad de las empresas con este impacto tecnológico?, si bien a través de la contabilidad se permite reflejar la realidad económica de una entidad y se busca que la información financiera sea útil para la toma de decisiones, al no estar regulada la criptomoneda a ciencia cierta tampoco la misma se encuentra regulada en la norma de información financiera. La carta circular 052 de 2017 emitida por la Superintendencia Financiera define que las criptomonedas no constituyen valor según la Ley 964 de 2005, por tanto, no constituyen una inversión válida para entidades vigiladas.

 

Lo anterior puede llegar a ser considerado un “rezago” que seguramente las empresas colombianas no están preparadas para afrontar, llegando a dar un concepto de si un bitcoin puede llegar a tener un tratamiento similar al del efectivo, a un depósito, a una inversión, o incluso hacer parte de un pasivo o del propio patrimonio de la compañía. Esta nueva tecnología permitirá expandir los mercados, haciendo operaciones de compra y venta, prestamos e incluso inversiones, lo cual tienen un impacto financiero en las entidades y por lo que dichas operaciones deben estar reflejadas en sus estados financieros, así como las mismas no deben permitir actividades de evasión fiscal.

 

Es pertinente entender que existe un alto riesgo en el manejo de las criptomonedas debido a su regulación, la cual aún no es suficiente para el impacto que puede generar, también es cierto que debido a dicho riesgo son pocos los usuarios que realizan operaciones con este medio, sin embargo diariamente el bitcoin va en aumento debido a la confianza que va generando, de aquí que no se debería dejar a un lado un tema que está causando revuelo en el mundo y el cual puede ser una de las formas más innovadoras del último siglo en cuanto a economía se refiere. Así mismo, el manejo contable que se le debe dar a las criptomonedas debe ser considerado para regulación dentro de las normas de información financiera y cada entidad deberá incluir sus políticas contables asociadas a esta herramienta de forma que la información sea razonable y acorde con la realidad económica de la entidad.

 

A consideración, es de carácter urgente asumir cuál será el tratamiento y la naturaleza contable que va a asumir el bitcoin en las compañías colombianas, así como cuales serán las herramientas de control a partir de las cuales se diseñaran las políticas y los procedimientos de dicho tratamiento para empresas grupo 1 y cuales para empresas grupo 2 y 3 en Colombia. Lo anterior, da pie igualmente a la modificación de las normas de lavado de activos y financiación del terrorismo en relación al manejo de las criptomonedas, cambios que deben ser analizados por las respectivas superintendencias y que a su vez debe tener la revisión de profesionales en materia contable como los revisores fiscales quienes deben contar con herramientas para brindar la razonabilidad a partir de la revisión del sistema de administración de riesgo de lavado de activos y financiación del terrorismo.

 

Por otro lado, no se puede dejar de mencionar la urgencia de la naturaleza contable, toda vez que la misma tiene relación directa con el tratamiento fiscal, el cual es una de las cuestiones más importantes con el fin de evitar la evasión tributaria y por consiguiente la perdida de principios tributarios como la legalidad y la equidad. De aquí la importancia de que las entidades administradoras de impuestos al momento de realizar la revisión de las declaraciones tributarias y la información suministrada por las entidades para el desarrollo de las mismas, cuente con las herramientas suficientes para observar cuáles son las operaciones realizadas por una compañía mediante el uso de las criptomonedas. Esto permitirá que se cumpla con el objetivo contable referente a presentar todas las operaciones realizadas de forma razonable, representando la realidad económica de la entidad y asumiendo que ante dicha razonabilidad la obligación tributaria se cumpla en su esencia.

 

Por último, las entidades reguladoras en Colombia, tanto de la información contable como de la información tributaria, deben estar a la vanguardia de este tema y deben ser quienes emitan un pronunciamiento a medida que se va aceptando este modelo en la economía, capaz de ser regulado y controlado con la suficiente seguridad para evitar riesgos asociados a pérdidas o al mal uso de las herramientas tecnológicas que den pie a situaciones de fraude y evasión fiscal. Si bien han realizado pronunciamientos respecto a la existencia y la legalidad del bitcoin, no se puede dejar a un lado que es un realidad económica y que la tecnología avanza a grandes pasos al punto de crear una moneda capaz de realizar transacciones sin tener respaldo de un banco central en el mundo. Sin embargo, no por ello se puede omitir la realidad tecnológica y económica, ya que es una herramienta útil en la economía siempre y cuando la misma se encuentre altamente regulada para evitar cualquier tipo de mal manejo administrativo y contable en las empresas.

 

David Leonardo Ardila Segura

Contador Público Universidad Santo Tomás

Estudiante Ingeniería de Sistemas Universidad EAN

Editor Especialista Contable y Tributario

Correo electrónico: davidardila6@hotmail.com