PORTAL ADMINISTRATIVO

ABC Derecho de Petición

Respuesta

Desde el punto de vista jurídico, el derecho de petición es la facultad que toda persona tiene para presentar solicitudes ante las autoridades o ante ciertos particulares y obtener de ellos una pronta solución sobre lo solicitado. Desde el punto de vista práctico, es la herramienta a través de la cual sostenemos una comunicación con el Estado o particulares, con el fin de elevar una petición para que sea resuelta de forma favorable a nuestros intereses.

Respuesta

Todo ser humano independientemente de las condiciones de sexo, edad, nacionalidad, estado civil, etc. En Colombia tienen derecho a presentar peticiones todas las personas, sean nacionales o extranjeras, adultas o menores de edad, letradas o analfabetas.

Respuesta

Si elevamos de forma correcta un derecho de petición, las probabilidades de obtener una respuesta positiva a nuestros intereses, aumenta considerablemente. Este aumento, depende de dos factores: uno estructural y otro de fondo.

Respuesta

Los tipos de derecho de petición están íntimamente ligados a la intención con la que la persona presenta la solicitud. Así, existen los siguientes derechos de petición, sin que esta enumeración agote el catálogo de los tipos de peticiones que pueden llegar a existir: 1. Interés General. Solicitud que involucra o atañe a la generalidad de personas, es decir, no hay individualización de todos y cada uno de los peticionarios que podrían estar interesados en la respuesta. 2. Interés Particular. Solicitud elevada por un ciudadano en particular en busca de una respuesta a una situación que le afecta o le concierne a él mismo. En este evento, es posible individualizar al peticionario interesado. 3. Información. Es el requerimiento que hace un ciudadano, con el cual se busca indagar sobre un hecho, acto o situación administrativa que corresponde a la naturaleza y finalidad de la Entidad. 4. Solicitud de documentos. Es el requerimiento que hace el ciudadano que tiene como finalidad la expedición de copias y el desglose de documentos. 5. Toda persona tiene derecho a acceder y a consultar los documentos que reposen en las oficinas públicas y a que se les expida copia de los mismos, siempre que dichos documentos no tengan carácter clasificado o reservado, conforme a la Constitución Política o a la Ley o no hagan relación con la defensa o seguridad nacional. 6. Consulta. Solicitud por medio de la cual se busca despejar un interrogante aspectos relacionados con las materias a cargo de dicha entidad. Los conceptos que se emiten en respuesta a la consulta, no comprometen la responsabilidad de la Entidad, ni son de obligatorio cumplimiento o ejecución y carecen de fuerza vinculante. 7. Consulta a Bases de Datos. Solicitud por medio de la cual se busca acceder a la información que se encuentra en las respectivas bases de datos de la Entidad, a fin de obtener información referente a sus datos que allí reposan. 8. Reclamo en materia de Datos Personales. Solicitud realizada por el titular de los datos, su representante legal, apoderado o causahabiente, al considerar que la información contenida en la base de datos debe ser objeto de corrección, actualización o supresión, o porque advierte un presunto incumplimiento. 9. Queja. Es la manifestación de protesta, censura, descontento o inconformidad que formula una persona en relación a la conducta presuntamente irregular realizada por uno o varios servidores públicos o privados en desarrollo de sus funciones. 10. Reclamo. Es la manifestación mediante la cual se pone en conocimiento de las autoridades determinada inconformidad y se solicita la solución de aquella situación que genera el inconformismo. 11. Denuncia. Es la puesta en conocimiento ante una autoridad competente de una conducta posiblemente irregular, para que se adelante la correspondiente investigación disciplinaria y se remitan las correspondientes copias a las entidades competentes en aras de adelantar la investigación penal y/o fiscal. Es necesario que se indiquen las circunstancias de tiempo, modo y lugar, que permitan encauzar el análisis de la presunta conducta irregular. 12. Recursos. Son las herramientas con las que cuenta un ciudadano para manifestarse en contra de las decisiones que tome la Entidad. 13. Petición entre autoridades. Es la petición de información o de documentos que realiza una autoridad a otra. Dentro de éstas, se encuentran las realizadas por organismos de control como la Procuraduría General de la Nación, Defensoría del Pueblo y la Contraloría General de la República.

Respuesta

Constitucionalmente el derecho de petición se encuentra consagrado en el artículo 23 de la Constitución Plítica.

y Legalmente por la ley 1755 de 2015 que sustituyo los artículos 13 y siguientes del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo (Ley 1437 de 2011).

Respuesta

La presentación del derecho de petición no tiene ningún costo, es decir que es totalmente gratuito; sin embargo de acuerdo al artículo 29 de la ley 1755 de 2015 la expedición de copias  tendrán un costo que correrá por cuenta del interesado.

Respuesta

No. Puede realizarse sin necesidad de representación a través de abogado, o de persona mayor, cuando se trate de menores en relación a las entidades dedicadas a su protección o formación.

Respuesta

Tal como se mencionó en líneas pasadas, la correcta presentación de una solicitud requiere de, al menos, dos elementos: una correcta estructuración y una acertada argumentación jurídica. Estructuración del derecho de petición: - A quién dirigir el derecho de petición. Es de vital importancia saber, con claridad, a quién vamos a dirigir nuestra petición ¿y cómo obtenemos esta respuesta? El criterio es determinar quién está en la capacidad jurídica de resolver nuestra inquietud. Dicho de otra forma, aquella entidad que de acuerdo a sus funciones, nos pueda atender nuestra solicitud, será la destinataria de la petición. Se recomienda dirigir la petición al representante legal de la entidad. - La importancia de dividir el documento en secciones, para facilitar la comprensión del texto a la persona que atiende la solicitud. Así como una demanda debe estar estructurada en secciones, el derecho de petición no es la excepción. Debe haber una sección destinada a la identificación del peticionario, otra a la descripción de los hechos que fundamentan la demanda, otra en la que se incluyan las pretensiones, la siguiente corresponderá a la enunciación de los argumentos que justifican la petición, lo anterior va de la mano con un apartado dedicado a las pruebas que se aportan y/o que se solicitan y, finalmente, el acápite relacionado con las direcciones de notificación a donde se le puede comunicar al peticionario la respuesta requerida sin olvidar, por supuesto, la firma del documento. - La importancia de no combinar en la narración de los hechos, las razones jurídicas que queremos exponer ni las peticiones. Una de las claves más importantes para presentar un excelente derecho de petición es diferenciar los hechos, de las pretensiones. Los hechos corresponden a la narración de las circunstancias (no de las valoraciones jurídicas que se hagan sobre los hechos y pruebas) que dieron origen a la petición. Por el contrario, la petición es la respectiva solicitud y tanto hechos, como peticiones deben estar descritos en apartados totalmente distintos. A manera de ejemplo, los hechos en un accidente de tránsito sería la descripción de lo sucedido antes, durante y después del accidente, y, por su parte, la petición correspondería a solicitud de indemnización de perjuicios a consecuencia del accidente. De igual forma, se recomienda individualizar y enumerar cada hecho. Finalmente, es de vital importancia utilizar un lenguaje sencillo y una correcta redacción cronológica de los hechos, con el fin de permitirle al lector de la petición entender tanto la causa de las circunstancias fácticas, como la petición misma. Antes de radicar la petición, se recomienda permitir que un tercero imparcial revise el documento, con el fin de saber si comprendió el texto. - La importancia de individualizar cada petición, en caso de que hayan varias. La importancia de individualizar los hechos también se extiende a las peticiones. Para mayor facilidad de quien va a resolver la solicitud, se recomienda individualizar y enumerar cada petición. - La necesidad de diferenciar entre el derecho a solicitar y el derecho a recibir. Derecho a pedir no es sinónimo de derecho a recibir. Que la Constitución Política y el Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo nos habiliten para elevar peticiones, no implica, en sí mismo, que tenemos derecho a que se atienda de forma favorable la petición. Así, es claro que cada derecho de contar con su respectiva justificación. Dicho de forma sencilla, el derecho a pedir es el vehículo mediante el cual se debe argumentar por qué tenemos derecho a recibir lo que estamos pidiendo. A manera de ejemplo, se puede pensar en la solicitud de reconocimiento de pensión. Tener derecho a pedir la pensión, no es igual a tener el derecho a recibir la pensión. Los artículos que permiten que cualquier ciudadano eleve una petición, no regulan los requisitos de edad y semanas cotizadas que debe cumplir en trabajador para la jubilación. Bajo este contexto, no basta citar los artículos mencionados, sino que también se deberán aportar pruebas y justificar por qué, según la legislación colombiana laboral, el solicitante sí cumple con esos requisitos. Se recomienda, para los efectos de justificar la solicitud, citar tres sentencias que hayan resuelto un caso igual o similar al contenido en el derecho de petición, con el fin de demostrar que le asiste la razón en su petición. - La necesidad de aportar pruebas de todas aquellas afirmaciones que hagamos en el derecho de petición. “Dame las pruebas que yo te daré el derecho”, dice el proverbio. Por lo tanto, es necesario entender que no basta con recitar en el cuerpo del documento todos los hechos y consideraciones que se tengan al respecto. Por el contrario, cada afirmación debe estar acompañada de la respectiva prueba, por ejemplo, del parentesco, fallecimiento, nacimiento y, en general, de cualquier condición alegada. En caso de no aportar las respectivas pruebas, se entenderán como no probados los hechos, lo que puede conducir a la denegación de las pretensiones. - Señalar las direcciones de notificación. No son pocos los casos en los que se deben negar las pretensiones por falta de precisión de algunos datos que pudiesen haber sido subsanados contactando directamente a la persona y despejando la duda que tiene, así como tampoco los casos en los que el peticionario deja de conocer la respuesta a su petición, por falta de información de contacto. En consecuencia, es de vital importancia mencionar la dirección de residencia con detalle de si se trata de casa, edificio, torre, apartamento, etc., la ciudad de residencia, el correo electrónico y dos números de teléfono. - Firma: Finalmente, es requisito indispensable firmar el documento. La firma es nada más y nada menos que el componente que le brinda validez a lo solicitado. En consecuencia. Sin firma no habrá lugar a contestar la petición.

Respuesta

De acuerdo al artículo 14 de la ley 1755 de 2015 los términos para dar respuesta al derecho de petición son:

La regla general, es que toda petición deberá resolverse dentro de los quince (15) días hábiles siguientes a su recepción en la Entidad.

Estará sometida a término especial la resolución de las siguientes peticiones:

1. Interés General y Particular. Se resuelven dentro de los quince (15) días hábiles siguientes a su recepción. Cuando la petición haya sido verbal, la decisión podrá tomarse y comunicarse en la misma forma al interesado. En los demás casos será escrita.

2. De información. Se resuelven dentro de los diez (10) días hábiles siguientes a su recepción.

3. Solicitud de documentos. Se resuelven dentro de los diez (10) días hábiles siguientes a su recepción.

4. Consultas. Se resuelven dentro de los treinta (30) días hábiles siguientes a su recepción.

5. Consulta a Bases de Datos. Será atendida en un término máximo de diez (10) días hábiles contados a partir de la fecha de recibo de la misma. Cuando no fuere posible atender la consulta dentro de dicho término, se informará al interesado, expresando los motivos de la demora y señalando la fecha en que se atenderá su consulta, la cual en ningún caso podrá superar los cinco (5) días hábiles siguientes al vencimiento del primer término.

6. Queja. Se resuelven dentro de los quince (15) días hábiles siguientes a su recepción.

7. Reclamo. Se resuelven dentro de los quince (15) días hábiles siguientes a su recepción.

8. Reclamo en materia de Datos Personales. El término máximo para atender el reclamo será de quince (15) días hábiles contados a partir del día siguiente a la fecha de su recibo. Cuando no fuere posible atender el reclamo dentro de dicho término, se  informará al interesado los motivos de la demora y la fecha en que se atenderá su reclamo, la cual, en ningún caso podrá superar los ocho (8) días hábiles siguientes al vencimiento del primer término.

9. Petición entre autoridades. Cuando una autoridad formule una petición de información o de documentos, esta se resolverá en un término no mayor de diez (10) días. Lo anterior, sin perjuicio del cumplimiento de un término inferior que la autoridad indique expresamente en su petición, y que se trate de aquellas sometidas a regulaciones especiales.

10. Petición de Información elevada por la Defensoría del Pueblo. Cuando la Defensoría del Pueblo requiera información necesaria para el ejercicio de sus funciones, deberá ser suministrada en un término máximo de cinco (5) días hábiles.

11. Petición de Informes por los Congresistas. Cuando un Senador o Representante a la Cámara solicite cualquier informe a los funcionarios autorizados para expedirlo, en ejercicio del control que corresponde adelantar al Congreso, el término para dar respuesta es dentro de los cinco (5) días siguientes a su recepción.

12. Petición Población Desplazada. Cuando la petición sea presentada por una persona en situación de desplazamiento, esta se resolverá dentro de los diez (10) días hábiles siguientes a su recepción.