Consejo de Estado Sala de lo Contencioso Administrativo Sección Tercera






En materia de responsabilidad por el acto médico, la imputación se hace desde la perspectiva de una prestación de medios y no de resultados.

En lo referente a la responsabilidad por el acto médico propiamente dicho, esto es el diagnóstico, tratamientos, procedimientos y, en general, las conductas del profesional médico orientadas al restablecimiento o recuperación de la salud del paciente, la imputación del daño se hace, por regla general, desde la perspectiva de una prestación de medios y no de resultados, en cuanto su deber radica en la aplicación de sus conocimientos, entrenamiento, experiencia y todos los medios disponibles orientados a la curación y rehabilitación, sin que le sea exigible el resultado exitoso. Entonces, para que la administración pueda ser declarada responsable de los daños ocasionados por el ejercicio de la actividad médica hospitalaria, el demandante tiene la carga de demostrar que el servicio no se prestó adecuadamente, bien porque no fue oportuno, o porque no cumplió con los protocolos y estándares de calidad fijados por la ciencia médica al momento de la ocurrencia del hecho dañoso.

Confirma sentencia que negó las pretensiones de la demanda. Alberto Montaña Plata Documento disponible al público en julio de 2019. Temas: Responsabilidad médica,Responsabilidad del estado



Descargar