Consejo de Estado Sala de lo Contencioso Administrativo Sección Cuarta






Si bien es cierto las facturas son la prueba idónea en materia de costos e impuestos descontables, estos documentos pueden ser desvirtuados por otros medios probatorios, directos o indirectos, que no estén prohibidos en la ley..Artículo 742 del Estatuto Tributario

En enero de 2010, la Sociedad demandante presentó la declaración del impuesto sobre las ventas por el sexto bimestre del año 2009, en la que registró ingresos brutos por exportaciones por $28.808.000, ingresos brutos por operaciones no gravadas por $66.798.000, ingresos brutos por operaciones gravadas por $1.024.360.000, compras y servicios no gravados $325.525.000, y por compras y servicios gravados $616.722.000, valor sobre el cual aplicó la tarifa del 10% para un total impuesto generado por operaciones gravadas de $102.436.000, menos impuestos descontables por compras y servicios gravados de $97.256.000, para un total saldo a pagar de $5.180.000. El mismo mes pero en 2012 la Dian Grandes Contribuyentes formuló requerimiento especial, en el cual propuso la modificación de la liquidación privada en el sentido de desconocer ingresos brutos por exportaciones en la suma de $28.808.000 e ingresos brutos por operaciones no gravadas de $27.746.000. En consecuencia, adicionar a los ingresos brutos por operaciones gravadas $1.080.914.000, desconocer compras y servicios gravados por $616.722.000, y determinar un total de compras netas de $325.525.000, con un impuesto generado a la tarifa del 10% de $105.317.000 y del 16% por $4.439.000, desconocer impuestos descontables por compras y servicios gravados de $97.256.000, para un total saldo a pagar de $109.756.000, más la sanción por inexactitud de $167.322.0002. Previa respuesta al requerimiento especial, la Dian expidió liquidación oficial de revisión del 18 de octubre de 2012, por la cual acogió lo propuesto en el requerimiento especial y modificó la declaración privada. El 18 de diciembre, la actora interpuso recurso de reconsideración, resuelto el 14 de noviembre de 2013 por la Subdirección de Gestión de Recursos Jurídicos de la Dirección de Gestión Jurídica de la DIAN en el sentido de confirmar el acto recurrido. La actora afirma que los ingresos brutos por operaciones no gravadas corresponden a una recuperación e ingresos por rendimientos financieros, los cuales no están sujetos al impuesto sobre las ventas, y que se prueban con un recibo de caja de la devolución del saldo de una licitación, comprobante de egreso del valor pagado por participar en una licitación, documento emitido por entidad financiera respecto del giro al martillo que se efectuó para la licitación, auxiliares y certificados de retención en la fuente. Adujo que las compras y servicios gravados, y sus correspondientes impuestos descontables, están soportados en las facturas que figuran a nombre de su proveedor, que a su vez corresponden a la ejecución del contrato de obra por el sistema de administración delegada suscrito entre esta y la demandante, como contratante. La Dian se opone a lo manifestado aduciendo que fueron rechazados los ingresos por exportaciones que declaró la demandante, por las transacciones que realizó a través de otra empresa, en razón a que no cumplió con los requisitos exigidos por el artículo 481 del ET, conforme con el cual, para que se acceda al beneficio tributario correspondiente, el adquirente de la mercancía debía ser un exportador, o la venta debía realizarse a sociedades de comercialización internacional debidamente establecidas, que los bienes fueran efectivamente exportados, y que se expidiera el certificado al proveedor con el lleno de los requisitos. Resalta que de aquellos ingresos no gravados, la demandante solo aportó solo aportó los medios probatorios idóneos que daban cuenta de $39.052.150, por lo que al no contar con más elementos, la Administración rechazó la diferencia y, en consecuencia los gravó a la tarifa general. También afirma la Dian que se le desconocieron las compras y servicios gravados declarados, por cuanto la administración verificó que las facturas expedidas por los proveedores se hicieron a nombre de terceros y no de la demandante. Además, por cuanto el contrato puesto de presente, no cumple con los requisitos exigidos por la ley para su validez. Para la Sala, en cuanto a los ingresos brutos por operaciones no gravadas, solamente se le reconocerá aquellos ingresos que pudo comprobar. Con respecto a los ingresos brutos por exportaciones, se observa la ausencia del Certificado al Proveedor que comprobara la exportación declarada por la demandante trae como consecuencia su desconocimiento, en virtud de lo dispuesto por el Decreto 1740 de 1994, pues no hay garantía de que la demandante se comprometiera a exportar los bienes adquiridos, por lo que se entiende que se trata de una venta en el territorio nacional sobre la cual la demandante debe pagar el impuesto que le corresponde a la tarifa vigente. Concluye que las compras e impuestos descontables son improcedentes porque el acervo probatorio recaudado por la Dian desvirtuó la realidad de las supuestas operaciones de compra realizadas durante el periodo en discusión, de las cuales se derivan los impuestos descontables declarados por la contribuyente.

Confirmar MP Stella Jeannette Carvajal Basto Documento disponible al público a partir de noviembre de 2019 Temas: IVA,Medios probatorios,Tributarios,Comercializadora internacional



Descargar