LAS ZONAS FRANCAS EN COLOMBIA

 

El establecimiento de preferencias tributarias (sean relacionadas con impuestos o aduanas) a determinados sectores económicos, obedece al interés del Estado por promover el comercio y la generación de empleo, otorgando beneficios que permitan aliviar la carga tributaria en las actividades generadoras de renta, y al mismo tiempo se fomenta el comercio exterior y la competencia internacional, junto con el intento de atraer inversión extranjera a Colombia.

 

Mediante la Ley 1004 de 2005 se dispuso un régimen especial para estimular la inversión en Colombia, fijando con el Estatuto Aduanero y Glas demás normas concordantes el marco normativo de las zonas francas en el país, las cuales son definidas en el artículo 1º de dicha ley como el área geográfica delimitada dentro del territorio nacional, donde se desarrollan actividades industriales de bienes y servicios o comerciales, bajo normatividad especial en materia tributaria, aduanera y de comercio exterior; la norma establece que las mercancías ingresadas en estas zonas se consideran fuera del territorio aduanero nacional para efectos de impuestos a exportaciones e importaciones.

 

La finalidad de la zona franca, definida en el artículo 2º es:

 

·         Instrumento para la creación de empleo y captación de nuevas inversiones de capital.

·         Polo de desarrollo que promueva la competitividad en las regiones donde se establece.

·         Desarrollo de proyectos industriales altamente productivos y competitivos, bajo conceptos de seguridad, transparencia, tecnología, producción limpia y buenas prácticas empresariales.

·         Promover la generación de economías de escala.

·         Simplificar los procedimientos del comercio de bienes y servicios para facilitar su venta.

 

En cuanto a los usuarios de las zonas francas, la Ley 1004 de 2005 en su artículo 3 define la clasificación en usuarios operadores, industriales de bienes, industriales de servicios y comerciales; el usuario operador es la persona jurídica autorizada para dirigir, administrar, supervisar, promocionar y desarrollar una o varias zonas francas y calificar a los usuarios; el usuario industrial de bienes es la persona jurídica que se encarga y está autorizada de manera exclusiva para producir, transformar o ensamblar bienes mediante procesamiento de materias primas o productos semielaborados.

 

El usuario industrial de servicios es la persona jurídica autorizada para el desarrollo, exclusivamente, en una o varias zonas francas, las actividades de transporte, logística, empaque, re empaque, envase, salud, turismo, entre otras que menciona el artículo 3º de la ley 1004 de 2005; el usuario comercial es la persona jurídica autorizada para el desarrollo de actividades de mercadeo, comercialización, almacenamiento o conservación de bienes en una o varias zonas francas.

 

En Colombia la zonas francas se clasifican en permanentes y transitorias, las permanentes pueden tener un carácter especial debido a la actividad económica que generan o por la ubicación geográfica de las mismas; las zonas francas transitorias son aquellas donde se realizan eventos de carácter temporal como ferias, congresos, seminarios, exposiciones y otros que pueden ser de vital importancia para la economía nacional y el comercio internacional, es competencia de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) declarar de manera temporal estas zonas francas.

 

La tarifa única del impuesto sobre la renta gravable para las personas jurídicas usuarios de zonas francas, es del quince por ciento (15%), no obstante la tarifa para usuarios comerciales de zona franca es la general; otro de los beneficios tributarios que se obtienen con las zonas francas es que en el caso de traslado de bienes procedentes de otros países, que van a ser introducidos directamente en las zonas francas, no se considera como una importación; los bienes que se introduzcan a las zonas francas por parte de los usuarios gozan de la ficción de extraterritorialidad para efectos de tributos aduaneros (como importaciones y exportaciones); las ventas de bienes desde zonas francas al exterior, por parte de usuarios comerciales e industriales, se consideran exentas del impuesto sobre las ventas, los bienes vendidos desde el territorio aduanero nacional hacia la zona franca se consideran exentos del impuesto sobre las ventas, con derecho a solicitar la devolución de impuestos siempre que cumplan los requisitos del artículo 481 del Estatuto Tributario (modificado por el artículo 7º de la ley 1004 de 2005).

 

 

Doctor Manuel Andrés León Rojas

Especialista en derecho tributario



z