LOS PARAÍSOS FISCALES EN LA LEGISLACIÓN COLOMBIANA

 

Las leyes nacionales procuran asegurar el recaudo de ingresos, con la finalidad de garantizar que el Estado colombiano cuente con los recursos necesarios para su funcionamiento; el sistema tributario ha sido elaborado de tal manera que es muy complejo y no facilita su entendimiento a los contribuyentes, estimulando la adopción de mecanismos por parte de los últimos para disminuir o evitar el pago de tributos.

 

Dentro de los mecanismos que se pueden adoptar existe el movimiento de recursos a los denominados paraísos fiscales, los cuales corresponden a países o demás lugares geográficos que poseen tasas impositivas bajas o nulas, lo cual constituye un atractivo para que los extranjeros depositen sus recursos en estos lugares, con la garantía de que el país receptor guardará secreto bancario de los datos del depositante, y le asegurará una tasa de tributos baja o casi nula.

 

Esta actuación no es bien recibida por parte del país donde tiene domicilio el potencial evasor, ya que esto constituye una salida de recursos a los cuales no podrá gravar ni recaudar el pago de tributos por ningún concepto; para evitar la situación anterior el país del potencial evasor y el país receptor de los recursos suelen firmar acuerdos de cooperación para garantizar que se asegure el recaudo de tributos, y así evitar la doble no tributación por parte de los individuos.

 

Hay países con los cuales no es posible suscribir acuerdos por diversos motivos, y por lo tanto Colombia usando su potestad legal ha decidido clasificarlos como paraísos fiscales y el artículo 260-7 del Estatuto Tributario establece las condiciones para dicha clasificación: inexistencia de tributos o tarifas bajas de los mismos respecto a los aplicables en Colombia para operaciones económicas semejantes, inexistencia de intercambio de información entre las dos naciones o existencia de normas internas que lo limitan, ausencia de transparencia a nivel legal o de funcionamiento administrativo y la inexistencia del requisito de presencia local sustantiva, en ejercicio de una actividad económica real y que exista efectivamente, el Estado colombiano también deberá tener en cuenta los criterios de clasificación existentes a nivel internacional.

 

La legislación colombiana faculta al Gobierno Nacional para que mediante decreto establezca el listado de paraísos fiscales, dicho listado deberá ser actualizado cada año y podrá adicionar o restar países de acuerdo al criterio existente, este listado ha sido establecido mediante el Decreto 1966 del 07 de octubre de 2014, el cual fue modificado por el Decreto 2095 del 21 de octubre de 2014, ya que retiró de la categoría de paraísos fiscales a Barbados, Emiratos Árabes Unidos, Principado de Mónaco y la República de Panamá, el conflicto con este último país tuvo bastante trascendencia a nivel nacional.

 

Debido a la existencia de estos paraísos fiscales, los contribuyentes que realicen pagos con destino a estos lugares deberán atender las exigencias del Estatuto Tributario, sometiendo estos pagos al régimen de precios de transferencia y presentar la documentación comprobatoria correspondiente, o que dichos pagos estén sujetos al registro de operaciones financieras controladas por el Banco de la República; si no se cumplen estos requisitos el Estado colombiano desconocerá la deducibilidad en el impuesto de renta y complementarios de estos pagos efectuados, con la posible investigación administrativa por evasión de impuestos sin perjuicio de las sanciones penales que puedan existir.

 

Los pagos o abonos en cuenta que efectúen a estos paraísos fiscales también pueden ser deducibles, si el contribuyente acredita ante la administración de impuestos que hizo la retención en la fuente a título del impuesto de renta, de esta manera se asegura el cobro de tributos y se elimina la evasión de impuestos; en caso de no hacer la retención en la fuente exigida por el artículo 124-2 del Estatuto Tributario, el contribuyente no podrá deducir este pago y hará parte de la base del impuesto sobre la renta y complementarios.

 

La clasificación de paraísos fiscales por parte del Estado colombiano ha suscitado varias controversias, pero independiente de estas se deben implementar mecanismos para combatir y evitar la evasión fiscal, ya que esto constituye una salida de recursos que no están beneficiando al país, además los países con tasas tributarias bajas o nulas fomentan una competencia nociva y desigual respecto a aquellos países en los cuales las tasas impositivas son mucho más altas.

 

Doctor Manuel Andrés León Rojas.

Especialista en derecho tributario.



z