EL IMPUESTO DE RENTA PARA LA EQUIDAD (CREE)

 

 

El Estatuto Tributario colombiano ha tenido varias modificaciones a lo largo de su existencia, con la implementación de sucesivas reformas tributarias que buscan garantizar la obtención de recursos para el Estado colombiano, de acuerdo a la Regla Fiscal (garantizar que el gasto estatal sea acorde con los ingresos existentes). En los últimos años se presentaron iniciativas para tratar de obtener tributos que fomentaran el crecimiento del sector laboral y social, es así como en la ley 1607 de 2012 se estableció la creación del Impuesto de renta para la equidad, más conocido como CREE.

 

Con la creación de este tributo se procuró, tal como lo expresa el artículo 20 de la ley en mención, establecer un aporte por medio del cual las personas jurídicas y asimiladas contribuyeran al beneficio de los trabajadores, la generación de empleo y la inversión social, ya que al eliminar las contribuciones parafiscales que debían pagar las empresas, el Estado colombiano debía crear un tributo para seguir garantizar el funcionamiento del Servicio Nacional de Aprendizaje, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y el Sistema de Seguridad Social en Salud.

 

De acuerdo a las disposiciones de la reforma tributaria del 2012, el nuevo tributo entró en vigencia el 1o de enero de 2013. Para lo cual, solo son declarantes del impuesto sobre la renta  CREE para la equidad las personas jurídicas, contrario al impuesto de renta en donde son declarantes tanto las personas naturales como jurídicas, las deducciones en el CREE son menores a las existentes en el impuesto de renta, lo cual da como resultado una mayor base gravable para el sujeto pasivo de este tributo, pero al mismo tiempo lo obliga a mantener dos registros para efectos de contabilizar el valor a pagar en el impuesto de renta y en el CREE.

 

Al igual que el impuesto de renta, el CREE también grava la obtención de ingresos que permita aumentar el patrimonio en un año o periodo gravable, es muy llamativo el carácter particular de este, ya que a pesar de ser un impuesto de carácter nacional, el Estado colombiano afirma que se trata de un tributo con destinación específica para la ejecución de programas de inversión social, encargándose de regular el cobro y presentación de la declaración correspondiente en el decreto 2972 de 2013.

 

La manera de determinar el valor del impuesto a pagar, mantiene muchas coincidencias con el impuesto de renta, y las deducciones correspondientes deben cumplir con el nexo de causalidad establecido en el artículo 107 del Estatuto Tributario, pero disminuyen la cantidad de deducciones que se puedan aplicar, como las inversiones realizadas en el área de desarrollo tecnológico y científico y las destinadas al control y mejoramiento del medio ambiente,  además que tampoco son deducibles en el CREE las donaciones a entidades autorizadas por el Estatuto Tributario.

 

A pesar de la reducción de la tarifa del impuesto de renta y la implementación del CREE en el año 2012, con la expedición de la ley 1739 de 2014 se creó la sobretasa al impuesto sobre la renta para la equidad (CREE) durante los periodos gravables 2015, 2016, 2017 y 2018; otro aspecto relevante de esta ley es que en el artículo 23, dispone que la sobretasa no tiene destinación específica, no hará parte del Fondo CREE, hará unidad de caja con los otros ingresos corrientes de la Nación y por lo tanto no son aplicables los artículos 24 y 28 de la ley 1607 de 2012; a diferencia del CREE, en la sobretasa al mismo sí existe la figura del anticipo, teniendo como base gravable del año anterior.

 

Las reformas tributarias recientes han establecido el aumento progresivo de las tarifas del impuesto de renta, el CREE y la sobretasa al CREE hasta el año 2018, lo cual ha sido muy criticado por el sector empresarial colombiano ya que con el aumento de la tasa efectiva de tributación anual, se reduce el margen de utilidades de las personas jurídicas, generando pocos incentivos para la creación de nuevas empresas en Colombia y el probable traslado de las existentes, a otros países en los que la tasa de tributación sea menor y permita trabajar de manera más competitiva.

 

Aunque inicialmente se planteó la reducción de la tarifa del impuesto de renta, la eliminación de las contribuciones parafiscales para promover reducir los costos asociados a la nómina empresarial, promoviendo la creación de nuevos empleos, y el nacimiento a la vida jurídica del impuesto de renta para la equidad CREE, se puede observar que se implementó la sobretasa al CREE y se aumentaron las tarifas del impuesto de renta y complementarios hasta el año 2018.

 

El propósito inicial del Gobierno de incentivar la contratación de mano de obra no ha generado el efecto deseado, ya que al aumentar la tasa de tributación y reducir el margen de utilidades, las empresas disponen de menos recursos o aquellas que están en capacidad de hacerlo, se trasladan a otros países en donde puedan pagar menos impuestos y les permita mantener un alto margen de utilidades; por otro lado se puede observar que el sistema tributario colombiano es bastante complejo y no facilita su entendimiento a los contribuyentes, además de gravar a un número reducido de empresas sin existir iniciativas que permitan ampliar la base de potenciales declarantes y garantizar una mayor recaudación para el Estado.

 

Doctor

Manuel Andrés León Rojas

Especialista en Derecho Tributario

 

 

http://www.dian.gov.co/contenidos/otros/Preguntas_Cree_2014.html#a1

 

http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=51040

 

http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley_1739_2014.html#21



z