EL AGENTE RETENEDOR

 

El gobierno colombiano es el responsable del recaudo de los tributos pagados por la ciudadanía, no obstante para agilizar los trámites y no tener un extenso aparato burocrático que se encargue de esta tarea, decidió delegar en algunos particulares la facultad para recibir el impuesto, tasa o contribución efectivamente pagado, para que posteriormente estos últimos efectúen la consignación de estos dineros a las arcas estatales.

 

La figura del agente retenedor se encuentra establecida en el artículo 365 y siguientes del Estatuto Tributario, facultando al estado colombiano para que facilite, acelere y asegure el recaudo de los tributos a través de la retención en la fuente, la finalidad de esta es que de forma gradual se logre conseguir el recaudo del impuesto dentro del mismo ejercicio gravable en que se cause, tratar de garantizar que el pago del tributo sea generado lo más pronto posible al efectuar algún pago.

 

Si los pagos son efectuados por ingresos del exterior, el estado colombiano podrá señalar los porcentajes de retención sin exceder del treinta por ciento (30%) del pago o abono en cuenta realizado; no obstante es necesario tener en cuenta que de acuerdo al parágrafo 1 artículo 366-1 del Estatuto Tributario, ya que la retención no se aplica si hay exportación de bienes o ingresos por servicios prestados, por parte de colombianos en el exterior a personas naturales o jurídicas sin residencia colombiana, siempre que las divisas se canalicen por medio del mercado cambiario. De esta manera, quedan excluidos de la retención en la fuente los sujetos de derecho internacional público, si ostentan la calidad de agentes y agencias diplomáticos, consulares o de organismos internacionales y como requisito indispensable se establece que no deben perseguir el ánimo de lucro; tampoco hay lugar a la retención en la fuente para las divisas que sean obtenidas por ventas en las zonas de frontera, siempre que los comerciantes de estos lugares se ajusten a las condiciones de los reglamentos respectivos. Tienen la calidad de agentes retenedores todos los sujetos mencionados en los artículos 368 y 368-2 del Estatuto Tributario, no se efectúa la retención en los eventos que se presenten conforme al artículo 369 del mismo estatuto.

 

El agente retenedor se encarga de administrar tributos estatales, y por lo tanto adquiere una gran responsabilidad ante la administración por las sumas obtenidas vía retención en la fuente, en la legislación tributaria se establece que los agentes de retención son responsables junto con el contribuyente por el valor no retenido, sin perjuicio del derecho de reembolso contra el contribuyente si este decide pagar la obligación, se debe tener en cuenta que la consignación extemporánea de la retención genera intereses moratorios; para el cobro del tributo no pagado junto con las sanciones e interese correspondientes, el procedimiento se debe regir por lo establecido en el Estatuto Tributario y demás normas concordantes. Por ello, a las personas naturales o jurídicas que son objeto de retención en la fuente, el Estatuto Tributario les da la oportunidad de deducir los valores retenidos frente al impuesto correspondiente, la diferencia será pagada de acuerdo a los plazos establecidos, y en el caso de saldos a favor (cuando el valor de las retenciones es superior al impuesto que se debía pagar), se aplicarán las normas correspondientes para la devolución de este saldo al contribuyente; es necesario acreditar en la liquidación privada los impuestos retenidos y el documento idóneo para probarlo es el certificado que le expida el agente retenedor.

 

Todos los certificados de retención (que no provengan de relaciones laborales, legales o reglamentarias) deben tener los requisitos del artículo 381 del Estatuto Tributario: año gravable y ciudad donde se realice la retención, nombre e identificación del retenedor, dirección del mismo, nombre e identificación del sujeto a quien se le practica la retención, monto total y concepto del pago sujeto a retención, concepto y cuantía retenida y la firma del pagador o agente retenedor.

 

Las disposiciones tributarias respecto al agente retenedor y los pagos que puedan ser objeto de retención son de vital importancia, ya que el agente retenedor ha asumido una función que antes ejecutaba el estado colombiano, y como se mencionó previamente el agente es una figura útil para disponer en menor tiempo de recursos, que de otra manera solo pueden ser obtenidos cuando los contribuyentes realicen sus respectivas declaraciones privadas, además de garantizar un recaudo más eficaz y rápido, ya que todas las sumas retenidas serán consignadas directamente a la autoridad correspondiente.

 

Doctor

Manuel Andrés León Rojas

Especialista en derecho Tributario



z