PEDAGOGÍA LEY 1801 – TEMORES, RETOS Y DESAFÍOS

DEL NUEVO CODIGO DE POLICÍA Y CONVIVENCIA




Por: William Orlando Núñez C

Abogado - Asesor en Gobierno y Gerencia Pública

CEO Red de la Reserva Activa

www.reddelareserva.com



Ya en vigencia el nuevo código de policía y convivencia, se inicia la etapa de la aplicación de la norma con todo lo novedoso moderno y extraordinario de su construcción legislativa, la cual busca establecer las condiciones para la convivencia en el territorio nacional al propiciar el cumplimiento de los deberes y obligaciones de las personas naturales y jurídicas, situación que se logrará si se alcanzan los objetivos de i). Cimentar y propiciar en la comunidad comportamientos que favorezcan la convivencia; ii). Promover el respeto; iii). Promover el uso de mecanismos alternativos para la conciliación y solución pacífica de los desacuerdos; iv). Conocimiento y comprensión de 335 comportamientos contrarios a la convivencia, 20 medidas correctivas, 20 medios materiales e inmateriales y un procedimiento único de Policía; v). Establecer la competencia de las autoridades de Policía; vi). Y en última instancia un procedimiento único, respetuoso del debido proceso, idóneo, inmediato, expedito, eficaz y adecuado a la atención oportuna de la comunidad y sus necesidades en materia de convivencia


Son muchas las expectativas, temores, retos y desafíos que se han concebido a través de académicos, líderes políticos o medios de comunicación los cuales afirman que se cursan ante la corte constitucional 49 demandas por violación a los derechos ciudadanos y que nueve de ellas ya se encuentran documentadas y cerca a fallos de derogatoria, entre los artículos demandados podemos mencionar el 29 que refiere el uso de artículos pirotécnicos, 37 la facultad de alcaldes para reglamentar las actividades donde participan menores de edad, 140 del espacio público, 155 traslado por protección, en general se aduce que los miembros de la policía y las autoridades quedaron con súper poderes y que la violación a los derechos ciudadanos estará a la orden del día.


Por otra parte los temores sobre la autorización a los policías para que puedan ingresar a los inmuebles sin orden escrita como lo regula el articulo 163 cuando sea de imperiosa necesidad para atender seis causales definidas claramente, es la misma norma existente en el decreto ley 1355 del 4 de agosto de 1970, en su artículo 83, que regla el allanamiento sin orden escrita y faculta a la policía a penetrar a domicilio bajo el cumplimiento de cinco causales, esta situación ya tiene el respectivo control constitucional con la sentencia C 176 del 14 de marzo de 2007 en la cual se declaró como exequible.


Igual situación se presenta con el artículo 162 en el cual se faculta a los alcaldes para dictar mandamiento escrito para el registro de domicilios o sitios abiertos al público en nueve casos previamente definidos, norma que coincide con lo estipulado en el DL 1355 anterior código de policía en el artículo 82 “orden de mandamiento de registro o allanamiento” el cual facultaba a los jefes de policía en siete condiciones establecidas para emitir ordenes de allanamiento, la Corte Constitucional, mediante sentencia C 024 del 27 de enero de 1994, lo declaró exequible, ratificamos entonces como estos dos escenarios que causan temor en la comunidad existen con anterioridad en el orden policivo nacional sin que los policías hayan hecho uso o abuso del contenido, porque es claro que gracias a la formación que reciben los policías estos son garantes de los derechos de los ciudadanos.

Las expectativas están centradas en el hecho claro que los jefes de policía no cuentan en la actualidad con la infraestructura ni la tecnología adecuada para la correcta e inmediata aplicación del código es decir que los sitios para recibir a las personas que son objeto de traslado por protección no existen, igual que las salas de audiencias para que ese procedimiento verbal policivo único e inmediato se pueda desarrollar en forma correcta; de la misma forma no se han diseñado las estrategias para que la comunidad pueda asistir a las jornadas académicas señaladas, o para que cumpla con la participación en programa comunitario; que ojala por la falta de información no se posean los elementos para afirmar que las tesorerías ya tienen previstos los formatos y demás que se requieren para captar los dineros provenientes de las multas que impongan las autoridades de policía

Bienvenido el nuevo código de policía y convivencia, todos esperamos que sea el instrumento que permita que todos nos integremos a través de una misma causa, la convivencia ciudadana, donde todos los colombianos y nuestros visitantes, nos podamos entender con la armonía que corresponde a una sociedad que se cansó de la violencia y del horror que causan flagelos como la droga, el secuestro y la extorsión, pero lo que más nos motiva es empezar a construir un país donde fenómenos como la intolerancia y la indiferencia sigan ocupando el renglón más sobresaliente convirtiéndose en causantes de la mayor cantidad de muertes y lesiones personales. Animo a nuestras autoridades de policía ya tenemos la herramienta y el conocimiento, pueden ustedes contar con el concurso ciudadano para trasformar nuestras calles, barrios y poblados en verdaderos lugares de paz y convivencia para vivir mejor.





z