CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL MONOTRIBUTO QUE CONTEMPLA LA “REFORMA TRIBUTARIA ESTRUCTURAL”

 

En el proyecto de ley de “reforma tributaria estructural” se ha incluido un punto que no deja de tener polémica por las presuntas implicaciones que pueda tener en el comercio minorista colombiano, dicho punto es conocido como el monotributo que mediante una adición al Estatuto Tributario como Libro Octavo entrará en vigencia a partir del 1º de enero de 2017 si la reforma es aprobada antes de finalizar la última legislatura del año 2016.

 

El monotributo tiene como objetivo teórico la reducción de cargas formales y sustanciales, promover la formalidad y facilitar el cumplimiento de obligaciones tributarias de contribuyentes que de modo voluntario decidan acogerse al régimen legal de este nuevo elemento, siendo sujetos pasivos del mismo las personas naturales que reúnan la totalidad de las siguientes características:

 

1.    Obtener en el año gravable ingresos brutos ordinarios o extraordinarios, iguales o superiores a 1400 UVT[1] e inferiores a 3500 UVT.

2.    Desarrollar su actividad económica en un establecimiento con área inferior o igual a 50 metros cuadrados.

3.    Tener la calidad de elegibles para pertenecer al Servicio Social Complementario de Beneficios Económicos Periódicos, BEPS, de acuerdo a las verificaciones de quien administra tal servicio social complementario.

4.    La actividad económica ejercida debe ser una o más de las incluidas en la división 47 comercio al por menor y la actividad 9602 peluquería y otros tratamientos de belleza, conforme a la clasificación de actividades económicas CIIU adoptada por la DIAN.

No pueden optar por el monotributo las personas jurídicas, personas naturales que obtienen rentas de trabajo, personas naturales que obtienen de la suma de las rentas de capital y dividendos más del 5% de sus ingresos totales, y quienes realicen actividades del numeral 4º previamente mencionado y otra diferente.

 

El componente del impuesto del monotributo se genera por obtener ingresos de naturaleza ordinaria y extraordinaria, y la base gravable del mismo se integra por el valor total de los ingresos brutos, ordinarios y extraordinarios percibidos en el respectivo periodo gravable por parte del contribuyente. El valor a pagar por concepto del monotributo[2], dependiendo de la categoría a la cual pertenezca el contribuyente será determinada así:

 

·         Categoría A (ingresos brutos anuales 0 - 2100 UVT): pagan monotributo de 16 UVT, con un componente del impuesto de 14 UVT y componente aporte BEPS de 2 UVT.

·         Categoría B (ingresos brutos anuales >2100 UVT - 2800 UVT): pagan monotributo de 24 UVT, con un componente del impuesto de 21 UVT y componente aporte BEPS de 3 UVT.

·         Categoría C (ingresos brutos anuales >2800 UVT - 3500 UVT): pagan monotributo de 32 UVT, con un componente del impuesto de 28 UVT y componente aporte BEPS de 4 UVT.

 

Los contribuyentes que desean acogerse a este régimen deben inscribirse en el RUT antes del 31 de marzo del respectivo periodo gravable, no estarán sujetos al calendario especificado para el impuesto sobre la renta y complementarios y la DIAN puede definir mecanismos simplificados de renovación de la inscripción del Registro; al ser contribuyentes del monotributo también serán sujetos de retención en la fuente a título de impuesto de renta y complementarios, y en el caso de pagos o abonos en cuenta susceptibles de constituir ingreso en el monotributo por concepto de ventas de bienes o servicios, realizados a través de tarjeta de crédito y/o débito y otros mecanismos de pagos electrónicos no se encuentran sometidos a retención en la fuente.

 

La reforma tributaria otorga a la DIAN la potestad de excluir del régimen del monotributo a quien considere que no cumple los requisitos para estar ahí, en el marco de los programas de fiscalización adelantados por la entidad siempre que se realice mediante resolución independiente en la cal se reclasifique al sujeto en el régimen que corresponda, sin perjuicio de que se inicie el procedimiento de cobro en relación con las obligaciones tributarias dejadas de pagar por la indebida clasificación; quien incumpla los pagos del valor total del periodo del monotributo será excluido de este régimen y no puede optar por su ingreso durante los tres (3) siguientes años.

 

El monotributo permitirá a los contribuyentes acceder a beneficios tales como esquema de protección para riesgos de invalidez y muerte, afiliación al Sistema General de Riesgos Laborales de la Ley 1562 de 2012, y la vinculación a BEPS con la simple inscripción en el RUT; en el caso de las cajas de compensación familiar el contribuyente puede ser afiliado siempre que pertenezca al régimen subsidiado en calidad de afiliado o régimen contributivo si es beneficiario y realiza aportes al monotributo con la tarifa de la categoría C, en este evento se hace la totalidad de la cotización del dos por ciento (2%) sobre la base de dos (2) salarios mínimos legales mensuales vigentes, teniendo los mismos derechos de los demás afiliados a excepción del subsidio monetario.

 

 

Doctor Manuel Andrés León Rojas

Especialista en derecho tributario

Universidad Externado de Colombia



[1] Dicho monto en el año 2018 se reduce a 1000 UVT.

[2] El monotributo contendrá dos componentes: un impuesto de carácter nacional y un aporte al Servicio Social Complementario de BEPS.



z