DEVOLUCIÓN DE SALDOS O APORTES

 

Este término es utilizado generalmente cuando se habla de fondos de pensiones privados que del extinto Instituto de los Seguros Sociales, actualmente Colpensiones. Debido a que en estos fondos una persona necesita alcanzar un capital mínimo para poder acceder a la prestación pensional, que en muchas ocasiones es imposible de alcanzar, puede optar por reclamar las cotizaciones realizadas, eso sí cumpliendo una serie de condiciones establecidas en la ley.

 

Es así como el artículo 66 de la Ley 100 de 1993 dispone los casos en los que ello es procedente, señalando que quienes a las edades de 57 años mujeres, 62 hombres, no hayan alcanzado el número de semanas exigidas, en el régimen de prima media con prestación definida, o no hayan acumulado el capital necesario para financiar una pensión por lo menos equivalente al salario mínimo, en el caso del régimen de ahorro individual con solidaridad, tienen derecho a la devolución del capital acumulado en su cuenta de ahorro individual, junto con los rendimientos financieros y el valor del bono pensional, si hay lugar a este, o en su defecto, a continuar cotizando hasta causar el derecho.

 

El objetivo de esta devolución es reemplazar la pensión de vejez para que las personas que no tengan la capacidad laboral para seguir cotizando, se beneficien de un porcentaje de los aportes efectuados al sistema y así se resguarde el derecho a la seguridad social, es decir, se trata de un derecho prestacional que se rige al igual que la pensión de jubilación por los principios de universalidad, eficacia y solidaridad, de carácter imprescriptible e irrenunciable.

 

No obstante lo anterior, en el artículo 65 de la misma normatividad se establece la posibilidad que el Gobierno Nacional, en desarrollo del mencionado principio de solidaridad, complete la parte que les hace falta a aquellos hombres y mujeres que habiendo llegado a las edades de pensión, hubieren cotizado 1150 semanas.

 

Se puede decir entonces que para acceder al beneficio de la devolución de saldos por causa de vejez se requiere que se presenten de manera concurrente los siguientes presupuestos: Que el afiliado al Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad (RAIS) tenga 62 años si es hombre y 57 si es mujer, que no haya alcanzado a cotizar 1150 semanas, y que el capital acumulado, incluyendo los rendimientos y el bono pensional, no sea suficiente para financiar una pensión por lo menos igual al salario mínimo.    

 

En consecuencia, para reclamar la devolución de aportes el interesado debe acreditar su deseo de retirar los saldos demostrando que efectivamente se encuentra en una situación que le hace imposible seguir cotizando y el monto necesario para causar el derecho es evidentemente alto, así como certificar que cuenta con la edad mínima necesaria para la pensión de vejez.

 

Dra. Juliana Barón Bonilla

Especialista en Derecho Laboral y Relaciones Industriales

Universidad Externado de Colombia

 

 



z