EL MARCO FISCAL DE MEDIANO PLAZO

 

En el nivel estatal es necesario hacer una estimación hacia el futuro de las finanzas gubernamentales, que procure garantizar un sistema económico sostenible tanto en ingresos como gastos, es por esto que las leyes colombianas han establecido una serie de programas, estudios y proyecciones que permitan preservar esta garantía, lo que es conocido como el Marco Fiscal de Mediano Plazo, creado por la Ley 819 del año 2003.

 

Este instrumento de planeación fue instituido en la ley ya mencionada y sirve para que el Estado se encargue de garantizar la sostenibilidad de la deuda pública, junto con la existencia de unos adecuados ingresos que permitan satisfacer las necesidades presupuestales del Gobierno Nacional. La realización del Marco Fiscal de Mediano Plazo implica que se deba determinar el costo fiscal de todos los actos de la administración estatal, siempre que estos tengan efectos en el comportamiento de los ingresos y gastos, para garantizar que sean acordes con las metas fijadas por el Estado.

 

A pesar de ser una ley de carácter nacional, también establece la necesidad de que los departamentos y distritos o municipios deban presentar un Marco Fiscal de Mediano Plazo, el cual debe ser sustentado por el gobernador o alcalde ante la respectiva asamblea o concejo, este Marco debe presentarse en el mismo periodo en el cual deba ser presentado el proyecto de presupuesto de la entidad territorial; el marco fiscal debe contener los requisitos exigidos en el artículo 5º de la Ley 819 de 2003.

 

En el orden nacional, el Marco Fiscal de Mediano Plazo debe ser presentado por el Gobierno Nacional antes del 15 de junio de cada vigencia fiscal, ante las Comisiones Económicas del Senado y la Cámara de Representantes, dicho marco debe ser estudiado y debatido con prioridad durante el primer debate de la Ley Anual de Presupuesto; el contenido mínimo del Marco Fiscal de Mediano Plazo es el establecido en el artículo 1º de la Ley 813 de 2003, junto con lo definido por el artículo 2º en cuanto a las metas de superávit primario[1].

 

El artículo 7º de la citada ley dispone que en todo momento el impacto fiscal de cualquier proyecto de ley, ordenanza o acuerdo que ordene gasto o que otorgue beneficios tributarios, debe hacerse explícito y debe ser compatible con el Marco Fiscal de Mediano Plazo, de modo que para cumplir esta prerrogativa legal es necesario que se incluya de manera expresa en la exposición de motivos y en las ponencias de trámite respectivas, los costos fiscales de cada iniciativa y la fuente de ingreso adicional generada para poder financiar dicho costo.

 

El Ministerio de Hacienda y Crédito Público tiene el deber, tal como lo expresa el artículo 7º, en cualquier tiempo durante el respectivo trámite en el Congreso de la República, de rendir su concepto frente a la consistencia de lo expresado en la exposición de motivos del proyecto de ley, pero dicho concepto en ningún caso puede ser contrario al Marco Fiscal de Mediano Plazo y dicho informe debe ser publicado en la Gaceta del Congreso.

 

En el caso de que se presenten proyectos de ley de iniciativa gubernamental, y en estos se presenten un gasto adicional o la reducción de ingresos, se debe expresar la correspondiente fuente sustitutiva por disminución de gasto o aumentos de ingresos, esto debe ser analizado y aprobado por el Ministerio de Hacienda; en el caso de que tal situación suceda en las entidades territoriales, el trámite de análisis y aprobación debe ser surtido ante la respectiva Secretaría de Hacienda o la entidad que haga sus veces.

 

Es necesario que cada año el Gobierno Nacional determine para la vigencia fiscal siguiente, una meta de superávit primario para el sector público no financiero, y se indiquen las metas para los superávit primarios de las diez (10) vigencias fiscales siguientes, todo esto con el fin de que se pueda garantizar la sostenibilidad de la deuda y el crecimiento económico de la Nación; esta meta debe ser aprobada por el Consejo Nacional de Política Económica y Social (CONPES), previo concepto emitido por parte de Consejo Superior de Política Fiscal (CONFIS).

 

 

Doctor Manuel Andrés León Rojas

Especialista en derecho tributario

Universidad Externado de Colombia



[1] Superávit primario: valor positivo que resulte de la diferencia entre la suma de los ingresos corrientes y los recursos de capital, diferentes a desembolsos de crédito, privatizaciones, capitalizaciones, utilidades del Banco de la República (para el caso de la Nación) y la suma de los gastos de funcionamiento, inversión y gastos de operación comercial.



z